Historia

En 1970 Rafael Carrillo y su esposa Mari inauguraron un pequeño mesón en el barrio de la judería de Córdoba al que le pusieron de nombre 'El Churrasco' por su especialidad en carnes a la brasa (churrasqueadas) al carbón de encina, y que se elaboraban a la vista del público.

Crearon y popularizaron el churrasco cordobés que consiste en un solomillo de cerdo ibérico a la brasa acompañado de 2 características salsas árabes (Roja y Verde). Poco a poco, Rafael que se encargaba de atender a los clientes y Mari de la cocina, fueron convirtiendo el mesón en un restaurante con la incorporación en 1974 de un típico patio cordobés y de un comedor principal en la 1º planta del restaurante.

Se creó una carta basada en productos cordobeses y andaluces, con vinos tanto finos de la tierra como del resto de denominaciones de origen de España. Con el paso del tiempo se fueron incorporando diferentes comedores, el comedor mudéjar, el salón de la abuela, el saloncito azul, el comedor del espejo, el salón del invernadero y el comedor árabe.

Por último en años recientes se inauguró el Patio del Limonero el cual se caracteriza por conservar un antiguo limonero lunero en una primera planta.

Al mismo tiempo que el restaurante evolucionó, la cocina también lo hizo llegando a tener en la actualidad una carta con una amplísima oferta, tanto de carnes como de verduras, pescados y mariscos, haciendo hincapié en los productos de temporada y autóctonos.

Hace unos años se ha incorporado al restaurante Rafael Carrillo hijo.